El láser y el IPL son tecnologías avanzadas utilizadas en el ámbito de la estética y la dermatología para abordar diversos problemas de la piel, mejorar su apariencia y conseguir una piel radiante. Y, aunque funcionan de manera diferente, ambas tecnologías se centran en la aplicación de luz para tratar diferentes afecciones cutáneas. Son uno de los tratamientos más demandados en rejuvenecimiento facial o para eliminar manchas, pero también pueden corregir otros problemas de la piel que quizás no conocías.

El láser y el IPL son tratamientos de medicina estética que utilizan la luz para abordar diversas preocupaciones cutáneas. Mientras que el láser concentra luz en longitudes de onda específicas, el IPL emite pulsos de luz policromáticos. A pesar de esta diferencia, ambas aparatologías buscan mejorar la apariencia de la piel estimulando la regeneración celular y tratando problemas específicos.

Debemos tener en cuenta que no todos los láser son iguales, la longitud de onda en la que trabaja cada uno determinará el tipo de tratamiento que puede realizar,  la profundidad a la que puede trabajar y los resultados que se pueden esperar. Y aunque

Tanto el láser como el IPL son herramientas valiosas en medicina estética, cada uno con sus propias fortalezas y aplicaciones específicas. La elección entre ambos dependerá de los objetivos del tratamiento y las características individuales del paciente.

mujer con manchas en la piel

La primera diferencia es que la luz del láser se enfoca en un solo punto, permitiendo una penetración más profunda, en una única longintud de onda, lo que permite un tratamiento más preciso y específico. Mientras que en el IPL la luz es más dispersa, menos profunda y emite una gama de longitudes de onda, por lo que abarca un área más amplia de la piel y permite abordar múltiples problemas de la piel en un solo dispositivo.

Por todo ello, mientras que el láser suele ser el tratamiento ideal para objetivos más específicos, como eliminación de tatuajes, tratamiento de cicatrices y rejuvenecimiento facial. El IPL es más adecuado en la mejora de la pigmentación, textura de la piel o problemas vasculares.

Usos del Láser e IPL

En muchas ocasiones podemos ver que tanto el láser como el IPL pueden abordar un mismo problema de la piel tanto en tratamientos faciales como en tratamientos corporales. Aunque lo más habitual es que el láser se use en tratamientos más específicos que suelen ser más cortos, y el IPL en tratamientos más generales de la piel y suele requerir más sesiones. Sin embargo, la elección entre láser e IPL dependerá del problema de la piel específico que se esté abordando y de la evaluación del dermatólogo o del médico estético. La tecnología adecuada y la configuración del tratamiento se deben personalizar según las necesidades individuales de cada paciente para conseguir los mejores resultados.

Arrugas

El tratamiento con láser aborda el envejecimiento cutáneo al estimular la producción de colágeno, una proteína esencial para la elasticidad y firmeza de la piel. Los tratamientos con láser resurfacing son más agresivos en la piel envejecida que el tratamiento de rejuvenecimiento con IPL, pero requieren de menos sesiones consiguiendo muy buenos resultados mejorando la textura de la piel, reduciendo líneas finas y las arrugas y provocando una renovación celular para conseguir una piel más joven y revitalizada.

Manchas faciales IM CLINIC

Textura de la piel

Cuando lo que se intenta mejorar es la textura general de la piel, por ejemplo para tratar los poros dilatados o para mejorar la luminosidad o la suavidad de la piel, el IPL es una gran baza. Aunque requiere de más sesiones que el láser, tiene un efecto similar reduciendo arrugas finas, pero de manera más generalizada. El IPL utiliza pulsos de luz intensa para estimular la producción de colágeno, mejorando así la firmeza y la elasticidad de la piel, además de conseguir una textura más suave, proporciona a la piel un aspecto más juvenil y fresco.

Manchas

Para tratar manchas pigmentadas, el láser se dirige selectivamente a la melanina en las células pigmentadas. Este enfoque preciso permite la eliminación de manchas solares y manchas en la piel por la edad, así como la reducción de la hiperpigmentación. La aplicación controlada del láser descompone las células pigmentadas, favoreciendo una pigmentación más uniforme.

Al igual que el láser, el IPL es efectivo en la eliminación de manchas pigmentadas. Dirigiéndose a la melanina, la IPL trata manchas solares y otras formas de hiperpigmentación, promoviendo una tez más uniforme y luminosa.

Eliminación del acné y rosácea

El tratamiento con IPL puede ser beneficioso para quienes sufren de acné y lesiones inflamatorias. La luz pulsada penetra en la piel, reduciendo la inflamación y estimulando la regeneración celular. Además, puede ayudar a mejorar la textura de la piel y reducir el enrojecimiento asociado con el acné. El IPL puede ser ser también efectivo en la reducción de la inflamación asociada con la rosácea, mejorando la apariencia de la piel.

Depilación láser

La depilación láser es una solución duradera para eliminar el vello no deseado. El láser dirige su energía hacia los folículos pilosos, inhibiendo el crecimiento del vello. A lo largo de varias sesiones, se logra una reducción significativa del vello, proporcionando resultados más duraderos que otros métodos de depilación. La depilación con IPL es muy similar a la depilación láser. En el caso del IPL, su luz pulsada inhibe el crecimiento del vello al dirigir la luz hacia los folículos pilosos. Ambas tecnologías son muy eficaces para eliminar de manera definitiva el vello no deseado.

Cicatrices

El láser fraccional se utiliza para mejorar la apariencia de cicatrices. Este método enfoca la energía láser en áreas microscópicas de la piel, estimulando la regeneración del tejido. Este tratamiento puede reducir la apariencia de cicatrices causadas por el acné, la cirugía o lesiones, promoviendo una textura cutánea más suave. En cicatrices de acné u otras lesiones cutáneas, el IPL también puede ser una buena opción

Lesiones vasculares

Las lesiones vasculares, como venas varicosas o arañas vasculares, pueden tratarse con láser vascular. La luz láser se absorbe en la sangre, coagulando las venas no deseadas. Este proceso permite que las venas tratadas se reabsorban gradualmente, mejorando la apariencia de la piel.

Cuando los problemas vasculares son arañas vasculares, vasos sanguíneos visibles o enrojecimiento facial, se puede abordar con un tratamiento de IPL. En este caso, la luz pulsada se absorbe en los vasos sanguíneos, coagulando el tejido y mejorando la apariencia de las lesiones vasculares.

Varices piernas IM CLINIC
tratamiento para las manchas en la piel

Qué esperar durante y después del tratamiento

Antes del tratamiento

Antes de iniciar un tratamiento con láser o IPL es importante que recibas un diagnóstico de un médico estético o un dermatólogo que analice la piel, tus circunstancias y tu historial clínico. Después debes firmar un consentimiento informado y te ofrezcan información sobre qué puedes y qué no debes hacer antes y después de cada sesión.

Además,  este tipo de tratamiento suele ser aconsejable llevarlos a cabo en una época de menos radiación solar, en España, entre los meses de noviembre y abril, especialmente si nuestro objetivo es mejorar las manchas faciales.

Durante el tratamiento

Antes de empezar la sesión, te proporcionarán gafas de protección ocular para usar durante todo el tratamiento para evitar daños en los ojos. Cuando empiece la sesión, puedes experimentar una sensación de calor durante el tratamiento. Algunas personas describen una sensación de pinchazos leves. Los dispositivos modernos suelen incluir sistemas de enfriamiento para minimizar la incomodidad.

Después del tratamiento

Después del tratamiento, es común experimentar un cierto enrojecimiento temporal en el área tratada, así como cierta sensación de calor leve. Esto suele disminuir en unas pocas horas, pero puede persistir más tiempo en algunas personas más sensibles.

En algunos tratamientos, como el rejuvenecimiento facial o manchas pueden provocar una inflamación leve temporal. Sigue las indicaciones del profesional para el cuidado de la piel post-tratamiento. Esto puede incluir la aplicación de cremas calmantes o geles recomendados.

Es crucial evitar la exposición solar directa en las áreas tratadas durante los días que te recomiende tu médico. Utiliza protector solar de amplio espectro y ropa protectora para prevenir la hiperpigmentación. Además, hidrata la piel, evita productos agresivos durante los primeros días, así como frotar o rascar la zona tratada.

En general, podrás retomar tus actividades normales después del tratamiento. Sin embargo, evita el ejercicio intenso y actividades que provoquen sudoración excesiva durante al menos 24 horas.

En IM CLINIC, ofrecemos una variedad de tratamientos con diferentes tipos de láser e IPL de la mano de los mejores médico estéticos para poder realizar tratamientos personalizados que mejoren la calidad de tu piel y consiga los resultados deseados. A partir de diagnósticos precisos se diseña el mejor tratamiento para ti.

¿Necesitas más información sobre el tratamiento con láser e IPL? Ponte en contacto con nosotros y solucionaremos tus dudas.

    Artículos relacionados

    ¿Qué es un lifting facial?

    15/02/24

    Rellenos dérmicos: por qué son tan populares

    17/01/24

    Mitos de la cirugía plástica

    08/01/24

    Efectos del tabaco en la piel

    18/12/23

    24 de enero de 2024