¿Cuántos tipos de lifting existen?

Dependiendo de las zonas del rostro que sea necesario tratar, podemos hablar de cuatro tipos de lifting facial:

  • Lifting frontal o de tercio superior, aquel que eleva las cejas caídas y elimina las arrugas de la frente.
  • Lifting temporal o de medio, que elimina la grasa acumulada en los pómulos y eleva las mejillas.
  • Lifting cervical o de tercio inferior, el que reduce la grasa del reborde de la mandíbula y el cuello recuperando el óvalo facial.
  • También podemos hablar de lifting facial global, que rejuvenece todo el rostro.

¿En qué consiste el lifting facial o ritidectomía?

La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varían mucho según las estructuras de la cara. La técnica consiste básicamente en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo. De esta manera las cicatrices quedan perfectamente camufladas. Cuando el cuello necesita un tratamiento especial, es necesario realizar una incisión justo debajo del mentón.

¿Es mejor un lifting facial o un tratamiento con Bótox?

Esta es una pregunta muy habitual, hasta tal punto que se puede oír que se “hace un lifting con Bótox”. Pero debemos saber que son procedimientos totalmente distintos y, por lo tanto, debemos esperar resultados completamente diferentes.

Cuando reímos, lloramos, nos sorprendemos, bebemos, fumamos, comemos, dormimos… es decir, cuando gesticulamos, formamos unas arrugas que, cuando somos jóvenes, con el rostro en reposo no se aprecian. La elasticidad de la piel hace que esta vuelva a su posición original cuando el músculo no se contrae. La repetición continua durante años de estos gestos acaba por “romper” la piel formando esas arrugas que persisten, aunque el rostro esté en reposo. Y es ahí donde el Bótox es un buen aliado: para conseguir que ese punto no llegue o se retrase en el tiempo, atenuando así las arrugas de expresión. Pero no eliminará ni la flacidez de la piel, ni tensará la musculatura, ni redibujará el óvalo facial o redistribuirá la grasa del rostro.

Son dos tratamientos que pueden complementarse pero uno nunca podría remplazar al otro. En cuanto a los resultados, los conseguidos con el lifting facial son mucho más globales y duraderos que el Bótox.

¿Requiere de hospitalización el lifting facial?

El lifting facial se realiza bajo anestesia general y requiere de una noche de hospitalización, aunque en IM CLINIC recomendados dos noches por la confortabilidad del paciente.

¿Con qué otras técnicas suele combinarse el lifting facial?

Depende de las características únicas de cada persona. La más habitual es la blefaroplastia, que permite eliminar el párpado caído, las bolsas de los ojos y elevar la inclinación del ojo para que tenga una apariencia más joven. La técnica de Coleman o lipofilling también puede utilizarse para dar volumen a zonas del rostro que lo han perdido.

Además, existen procedimientos de medicina estética que permiten mejorar la calidad de la piel, otorgarle una mayor luminosidad, además de eliminar arrugas y manchas como son el láser, la medicina regenerativa, la mesoterapia de vitaminas, la carboxiterapia o los peelings médicos.

Antes y después: resultados del Lifting facial

IM Clinic