La nariz es el rasgo que más llama la atención de un rostro, porque además de ser la parte más prominente de la cara, también ocupa su centro. Es, sin duda, el rasgo que más influye en la armonía facial y que más personalidad le otorga. De este modo, cualquier defecto en la nariz, ya sea grande o pequeño, influye de manera notable en la belleza del rostro que lo posee y este apéndice tan destacado suele ser uno de los focos de preocupación o complejos. Por ello, la rinomodelación o rinoplastia son dos técnicas muy demandadas en todo el mundo, la primera de cirugía plástica y la segunda de medicina estética. Pero ¿sabemos qué las diferencia?

Rinoplastia

La rinoplastia es la cirugía que permite mejorar la forma, el tamaño y la apariencia en general de la nariz, es decir, que puede reducir o aumentar sus dimensiones, cambiar la forma de la punta o del dorso, mejorar la abertura de los orificios nasales, retocar su anchura, cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior o la frente, corregir algún defecto congénito, retocar el tabique nasal (en estos casos se llama septoplastia) o mejorar problemas de respiración.

Es una de las intervenciones faciales más comunes en cirugía plástica y estética, pero requiere de gran pericia del cirujano para llevarla a cabo y conseguir los resultados esperados, ya que según explica el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico de IM CLINIC, “una rinoplastia es una cirugía muy artística y técnicamente muy compleja porque hay muchos elementos a tener en cuenta en un órgano tan pequeño. Es como cuando destapas un reloj y te das cuenta de la cantidad de mecanismos y piezas que pueden caber en una esfera tan pequeña. La labor de un cirujano plástico es conseguir, no sólo que ese mecanismo funcione bien (y para ello todas sus piezas estén perfectamente acopladas porque si una pieza falla el reloj se avería) sino que sea bonito y armónico con el resto de la cara”. Según Mañero, en una operación de nariz, el objetivo del cirujano no debe ser sólo mejorar la nariz, sino conseguir armonía en las facciones “un rostro proporcionado con una nariz bonita, unos rasgos más finos”.

¿A qué edad se puede hacer una rinoplastia?

Cualquier persona que quiera corregir o cambiar la forma de la nariz, ya sea por problemas funcionales o estéticos puede someterse a una rinoplastia. Sin embargo, a pesar de que la cirugía de la nariz es una de las operaciones más comunes, se limita su práctica a adolescentes, ya que aún no han finalizado su etapa de crecimiento. Así pues, es clave realizar la rinoplastia cuando el rostro se haya desarrollado por completo, es decir, como mínimo a los 18 años.

Rinomodelación sin cirugía

rinoplastia y rinomodelaciónLa rinomodelación sin cirugía es un tratamiento estético que permite “retocar” ciertas características de la nariz gracias a la infiltración de material de relleno reabsorvible, ya sea ácido hialurónico o hidroxipatita cálcica. Evidentemente, no permite unos cambios tan importantes como con la cirugía, pero puede ayudarnos a corregir pequeñas imperfecciones de la nariz como un puente hundido, levantar la punta, mejorar estéticamente un pequeño caballete o leves asimetrías. Sin embargo, aunque puede evitar el bisturí en algunos casos muy concretos, no está indicado en la mayoría de los pacientes, pues puede corregir todos los problemas como una desviación del tabique nasal, modificar el tamaño de la nariz, afinar una punta demasiado grande o cualquier otro retoque que suponga un cambio importante en la estructura o la estética de la nariz.

En la mayoría de casos, la rinomodelación no requiere de anestesia de ningún tipo, aunque algunos pacientes pueden necesitar una ligera anestesia local para evitar las pequeñas molestias que puedan aparecer durante los 20 o 30 minutos que dura cada sesión del tratamiento. El procedimiento es indoloro, rápido y el paciente puede seguir haciendo su vida habitual desde el primer momento, pues no aparecen ni hematomas ni hinchazón. Suelen necesitarse entre dos y tres sesiones para conseguir el resultado buscado.

Esta técnica requiere de experiencia, precisión, una buena técnica y una buena capacidad artística por parte del médico especialista para que el resultado sea natural y armonioso. Además de una clara capacidad artística, por parte del profesional.

A diferencia de la cirugía plástica, la rinomodelación, no es una solución definitiva, ya que, al utilizar material de relleno reabsorbible, es un tratamiento temporal cuyos resultados, a pesar de tener una vida más larga que en otras zonas del rostro, suelen durar entre uno y dos años, según cada paciente. Después, debe volver a repetirse.

¿Aún tienes más dudas sobre la rinomodelación o rinoplastia? Pide una cita y te las resolveremos.

¿Necesitas más información sobre Rinomodelación o rinoplastia? Ponte en contacto con nosotros y solucionaremos tus dudas.

    Artículos relacionados

    Zona perioral: tratamientos para rejuvenecerla

    04/12/23

    IM CLINIC con la Gala Benéfica de la Fundación DrIM

    16/11/23

    Radiofrecuencia facial: qué es y para qué sirve

    30/10/23

    Cirugía abdominal: operaciones destacadas

    11/10/23

    27 de junio de 2018