Existen numerosos mitos de la cirugía plástica y concepciones erróneas. Unas ideas que se han universalizado y que, en muchas ocasiones, llevan a ideas preconcebidas que pueden afectar nuestra salud. En este post queremos abordar algunos mitos comunes y desentrañaremos las verdades que a menudo pasan desapercibidas.

Es cierto que más del 70% de las cirugías estéticas se realizan en mujeres. Pero es debido a una sociedad patriarcal que ha creado una mayor presión social por aparentar ser bellas y jóvenes en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, la cirugía plástica no distingue género. De hecho, cada vez más hombres optan por procedimientos estéticos, tanto de medicina estética como de cirugía plástica, para abordar sus preocupaciones específicas. Estas son diferentes en hombres y en mujeres. Mientras que ellos optan por cirugías que les hagan parecer más activos (como la blefaroplastia) y más esculturales (como la lipoescultura 4D), las cirugías estéticas más comunes en mujeres suelen ser aquellas relacionadas con el embellecimiento de los pechos y la silueta, y el rejuvenecimiento facial, más allá de los 60 años.

Es sin duda una de las ideas preconcebidas sobre cirugía plástica más universal. Los implantes han evolucionado mucho en los últimos 40 años y esto ha hecho que se vuelvan mucho más seguros y que tengan una durabilidad mucho mayor.  Por lo que no todas las prótesis deben ser cambiadas de manera sistemática. Si bien algunas prótesis pueden requerir reemplazo después de varios años en el caso que exista desgaste, no es una regla general. La duración de las prótesis varía según el tipo de implante utilizado, su calidad, la marca y las características personales del paciente. Para comprobar el estado de las prótesis, es imprescindible realizar revisiones periódicas con nuestro cirujano.

Las técnicas actuales que se usan en la mamoplastia de aumento permite que operación de pecho y lactancia materna natural, sean compatibles en la mayoría de los casos. Esto se debe a que la técnica quirúrgica que se lleva a cabo no suele manipular la glándula mamaria y, por lo tanto, no afecta a la capacidad de secreción de la leche. También debemos tener en cuenta que las posibilidades de lactar aumentan si las prótesis se colocan detrás del músculo y cuando se lleva a cabo un abordaje que no comprometa al pezón, como por ejemplo en la vía axilar. También es importante destacar que las prótesis mamarias no afectan a la calidad ni a la composición de la leche materna.

La liposucción no es una solución para la pérdida de peso. Y es por ello que, cuando existe sobrepeso, el cirujano plástico recomienda perder peso antes de la intervención. De hecho, la lipoescultura es efectiva para remodelar el contorno corporal eliminando de manera selectiva los depósitos de grasa localizados en personas con un peso adecuado.

Si te has planteado conseguir una silueta más esbelta y atlética pero tienes un evidente sobrepeso u obesidad, es imprescindible seguir un plan para perder peso antes de la cirugía. Solo así conseguirás unos resultados óptimos.

liposucción sirve para adelgazar

La liposucción elimina las células de grasa, pero no impide el aumento de peso futuro. Para mantener los resultados de una lipoescultura es imprescindible llevar unos hábitos saludables como una dieta equilibrada, realizar ejercicio físico de manera habitual, dormir 8 horas, evitar el estrés… Sin embargo, si aumentamos nuestro peso este lo hará de manera armónica en todo el cuerpo y la grasa no se acumulará específicamente donde lo hacía antes de la cirugía, ya que se han eliminado una buena parte las células grasas de esa zona. Sin embargo, un aumento de peso general puede afectar otras áreas del cuerpo que no fueron tratadas durante la lipoescultura.

La cirugía facial bien realizada no cambia la expresividad natural del rostro. Si bien es cierto que hace décadas cirugía como el lifting facial otorgaba a los pacientes un aspecto “planchado”, hoy en día los avances en técnicas quirúrgicas permiten resultados sutiles que mejoran la apariencia sin comprometer la expresión facial característica del individuo.

De hecho, muchos pacientes aseguran que su entorno no se ha dado cuenta de la cirugía y solo ven que tiene una apariencia rejuvenecida, más fresca y vital.

cirugía facial y expresión

La blefaroplastia es una cirugía estética que se realiza en los párpados para mejorar la apariencia de los ojos, eliminando el exceso de piel, grasa o músculo alrededor de los ojos. Y aunque durante el postoperatorio inmediato puede darse sequedad en los ojos o, incluso, cierta visión borrosa durante las primeras horas, esta técnica no afecta al ojo en sí, por lo que no puede afectar negativamente en su capacidad para “ver”. Es más, en ocasiones la blefaroplastia también puede tener beneficios funcionales, como mejorar la visión si el exceso de piel en los párpados superiores estaba afectando el campo visual.

Si bien la mayoría de las cirugías dejan cicatrices, los cirujanos plásticos trabajan para minimizarlas y colocarlas estratégicamente en pliegues naturales de la piel, cambios de coloración, etc. Con el paso del tiempo, las cicatrices tienden a desvanecerse y a hacerse prácticamente inapreciables.  Pero también es cierto que la genética, la edad, la calidad de la piel y el cuidado postoperatorio influirán en el aspecto final de las cicatrices.

La tecnología y las técnicas quirúrgicas han avanzado significativamente. Los resultados de la cirugía plástica contemporánea están diseñados para ser naturales y proporcionar mejoras sutiles. La mayoría de los cirujanos plásticos buscan resaltar la belleza individual sin crear apariencias exageradas o poco realistas.

La importancia de la fisioterapia postoperatoria en cirugía estética es conocida desde hace décadas. El proceso de rehabilitación postoperatoria es clave para conseguir los resultados deseados y reducir el riesgo de complicaciones. Y aunque a menudo se subestima este proceso, debemos tener en cuenta que el postoperatorio terapéutico realizado por profesionales cualificados puede influir significativamente en el éxito de la intervención quirúrgica y en la recuperación del paciente.

La fisioterapia postoperatoria optimiza el trabajo del cirujano, reduce el riesgo de complicaciones y acelera la recuperación y el bienestar del paciente.

para qué sirve la fisioterapia en cirugía estética

La información es clave a la hora de decidirnos por llevar a cabo una cirugía plástica.  Escoger un buen cirujano plástico con experiencia, conocer todos los aspectos de la intervención, del pre y postoperatorio, de cómo prepararse antes de una cirugía estética, de los resultados que podemos esperar, solucionar las inquietudes que podemos tener… es esencial para nuestra salud.

¿Necesitas resolver más mitos de cirugía plástica? Ponte en contacto con nosotros y solucionaremos tus dudas.

    Artículos relacionados

    ¿Qué es un lifting facial?

    15/02/24

    Láser e IPL: cómo tener una piel radiante

    24/01/24

    Rellenos dérmicos: por qué son tan populares

    17/01/24

    Efectos del tabaco en la piel

    18/12/23

    8 de enero de 2024