Para una gran mayoría, el verano es la época del año que más nos relajamos y desconectamos de nuestra rutina diaria. Tumbarnos al sol en la playa, descubrir nuevos paisajes de montaña, pasear por pueblos pintorescos, redescubrir la gastronomía, disfrutar de un vermut, cervecita o un buen vino…. Son unos excesos que sabemos que nos van a pasar factura, pero que nos merecemos ya que en verano no queremos pensar en dietas ni en controlar aquello que ingerimos. Por eso te contamos 10 consejos para una dieta después del verano si quieres recuperar un estilo de vida saludable para tu organismo y para tu piel.

1. Vuelve a un horario regular de comidas

dieta para la vuelta a la oficinaDurante las vacaciones de verano, no solemos respetar los horarios regulares de las comidas y acabamos picoteando entre horas, comiendo de más… lo que altera nuestro metabolismo y nuestro peso. Por tanto, una de las primeras acciones que debemos hacer al regresar a la rutina es establecer unos horarios de desayuno, comida y cena que sean aproximadamente cada día a la misma hora. De esta forma, mantendremos nuestro metabolismo activo y nuestro peso controlado.

2. Cenas ligeras

¿Sabías que las cenas copiosas pueden alterar el sueño? “Las cenar demasiada cantidad, con demasiada grasa, azúcares o carbohidratos pueden afectar a nuestro estómago. Además, la digestión se hace más pesada y larga por lo que afecta a nuestro descanso e interfiere en un sueño reparador”, explica Yolanda Pinós, nutricionista de IM CLINIC.

Lo recomendable es cenar ligero, como por ejemplo una crema de verduras, una sopa o pescado o carne blanca concinada sin salsas. Eliminemos los fritos y los empanados por la noche, y apostemos por el vapor, la plancha u horno. No solo ayudaremos a nuestro organismo a digerir lo comido, sino que descansaremos mejor y controlaremos mejor nuestro peso. Pues “por la noche nuestro metabolismo se ralentiza, y esto hace que se quemen menos calorías, por lo que una cena copiosa incrementa la posibilidad de engordar”, explica la especialista de IM CLINIC.

Es recomendable cenar, como mínimo, unas dos horas antes de irte a dormir. Con este sencillo consejo, te despertarás con más energía y mucho más ligero, además de ayudarte a eliminar aquellos kilos de más que se han acumulado durante el verano.

3. Bebe agua y evita las bebidas azucaradas

Es hora de dejar a un lado los refrescos y las bebidas azucaradas que tanto disfrutamos en los días de verano. Son productos que contienen un alto nivel de azúcar y grasa que se acumulan en tu figurra.

El agua nos ayuda en nuestro día a día a mantener un tono adecuado y un nivel saludable tanto físico como mental. Es por ese motivo, que es importante mantenerse hidratado y beber de forma constante agua (aunque no tengas sed). La puedes combinar con infusiones como té verde, rojo o negro, té de jengibre, cola de caballo o infusión de alcachofa.

4. Di adiós a los helados diarios

El helado es el producto estrella del verano, ya sea de postre o comiéndolo mientras damos un paseo junto al mar. Todos los helados, en mayor o menos cantidad, contienen calorías vacías y no aportan ningún valor nutricional a nuestra dieta. Además, según un estudio de la American Council of Exercise (ACE), una persona debería caminar entre una hora u hora y media para poder quemar las calorías consumidas de una sola ración de helado.

helados en la dieta5. Frutas, verduras en la dieta después del verano

Cuando hablamos de dieta mediterránea, incluimos verduras, frutas, pescados, legumbres, alimentos con fibra, aceite de oliva… Productos clave para una dieta equilibrada y saludable y de gran valor nutricional. Además, algunos de los beneficios que presenta es que limita el consumo de calorías, ayuda a mantener un peso estable y saludable y repercute positivamente en nuestro estilo de vida. Además, esta dieta rica en vitaminas y minerales nos aportará los elementos esenciales para cuidar de nuestra piel.

6. Legumbres y cereales sí, pero integrales

Cuando pensamos en eliminar los kilos que se han acumulado en verano, se tiende a borrar los hidratos de carbono de la lista. Y si bien esto es aplicable a los carbohidratos refinados como pasta, pan blanco, etc. no se aplica a los integrales ni a las legumbres. Ya que estos son la mejor fuente de hidratos de carbono complejos, necesarios en una dieta saludable.

dieta saludable

7. Recupera una rutina de deporte

Realizar una actividad física de forma regular como puede ser caminar, correr, nadar, bailar, ir en bicicleta… nos ayudará a mejorar nuestra musculatura y resistencia. Son muchos los beneficios para nuestra salud de una rutina deportiva, entre ellos, quemaremos calorías, controlaremos nuestro peso, ayudaremos a nuestro bienestar mental, oxigenaremos nuestros tejidos, etc.mujer haciendo deporte

El ejercicio físico es fundamental para nuestra salud y para mantener un peso adecuado. En nuestra vida diaria, optemos siempre por las escaleras en lugar del ascensor, por caminar antes que coger el coche, por la bicicleta antes que el patinete eléctrico… de esta manera mantendremos nuestro organismo activo”, explica la nutricionista Yolanda Pinós.

8. Evita el alcohol y tabaco

Tanto un alto consumo de alcohol como de tabaco, perjudica gravemente a nuestro órgano más grande de nuestro organismo, la piel. Debido a su consumo, disminuye la vitamina A de nuestro organismo, provocando sequedad, descamación y, en casos más graves, aparición de rosácea o psoriasis.

9. Adiós a los alimentos procesados

Es cierto que con la vuelta al trabajo tenemos menos tiempo para cocinar. Y ello suele llevarnos a tirar de alimentos procesados. No lo hagas. Cambia tu rutina. Es mejor concinar dos o tres raciones de más cuando te pongas y congelar o envasar al vacío. ¿Por qué? Porque los alimentos procesados contienen menos fibra, tienen una mayor aportación calórica, llevan más grasas y azúcares, contienen más sal y han perdido gran parte de su contenido en vitaminas y minerales.

10. Fruta como tentenpié

Es cierto que en verano comemos más fruta. Siempre es agradable sandía o melón bien fresco. Con la vuelta a la oficina no lo dejes atrás. Opta por la fruta de temporada para el tentenpie de media mañana y media tarde. Es rica en fibra, vitaminas y minerales que le otorgan un alto poder antioxidante. Tienes en la fruta un aliado ideal para depurar el organismo tras las vacaciones, y alcanzar tu peso ideal. Inclúyela en tu dieta después del verano.

Si te has propuesto llevar unos hábitos saludables o hacer dieta después del verano para recuperar tu figura, consulta con un buen especialista para que todo ello vaya de la mano de una buena salud. En IM CLINIC encontrarás un servicio de Nutrición que te acompañará y te guiará para conseguir tus objetivos. Puedes pedir cita para una primera consulta.

Tipos de operaciones de pecho

29/09/22

Conocer los tipos de operaciones de pecho puede ser clave si estás pensando en una cirugía mamaria. Y es que el pecho es, sin duda, […]

Los mejores tratamientos corporales para después del verano

12/09/22

Llega el mes de septiembre y con él la vuelta a la rutina y ¡a la oficina!. Dejamos atrás el verano, el sol, las cervecitas […]

Piel después del verano: los mejores tratamientos

24/08/22

Cuando se tiene la piel expuesta a las temperaturas elevadas como las del verano, los objetivos principales para combatir los estragos de la piel después […]

¿Cómo eliminar la papada?

05/08/22

Muchas personas se sienten acomplejadas del exceso de grasa y piel que se acumula en la parte inferior de la mandíbula, conocido popularmente como papada. […]

IM Clinic