¿En qué casos se puede realizar una reconstrucción mamaria con expansor?

Solo podrán escoger esta técnica cuando el cirujano que realizó la mastectomía salvó completamente la piel que recubre el pecho. Esta reconstrucción de pecho puede realizarse tanto en el mismo acto quirúrgico de la mastectomía como tiempo después.

Esta técnica de reconstrucción de pecho postmastectomía consiste en introducir un implante mamario hinchable temporal debajo del músculo pectoral (región mamaria). Para conseguir que la piel y/o el músculo se distiendan, el implante se va rellenando progresivamente de suero fisiológico de forma ambulatoria. Ello permitirá, transcurridos unos meses y gracias a las propiedades elásticas de la piel, conseguir una distensión suficiente de los tejidos que permita la retirada del expansor y su sustitución por una prótesis mamaria definitiva. Aunque también hay expansores que no necesitan ser extraídos.

Durante el tiempo que dure el hinchado del expansor, la paciente puede realizar los tratamientos de radioterapia o quimioterapia que su médico prescriba sin que afecte ni a la reconstrucción de la mama ni a la enfermedad.
Más adelante, se reconstruye el pezón y la areola, si fuera necesario. El resultado final es una mama muy parecida a la otra, de manera que la mujer pueda recuperar su identidad corporal y olvidar los estragos que le produjo la enfermedad.

Después de la cirugía de reconstrucción mamaria con expansor, la paciente podrá regresar a su vida cotidiana en un plazo de tres a cinco semanas.

¿En qué casos se puede hacer una reconstrucción de pecho con colgajos?

La reconstrucción de pecho por colgajo consiste en el uso de tejido cercano a la zona mamaria (llamados «colgajos”). Esta segunda técnica resulta más complicada que la anterior dado que una parte de la intervención requiere de microcirugía para conseguir movilizar la piel, grasa, músculo y estructura vascular de otra zona del cuerpo (espalda, abdomen). Por ello también tiene un periodo de recuperación más largo.

Son candidatas a esta técnica de reconstrucción de pecho las pacientes mastectomizadas que no consideren la opción de la colocación de implantes, ya sea por decisión propia o por estar contraindicado, especialmente en aquellos casos en que la paciente deba someterse o haya sido sometida a tratamiento de radioterapia.

De entre las diferentes opciones, la que actualmente se considera la técnica de elección es el DIEAP. En esta cirugía se toma la piel y grasa del abdomen, junto con una arteria y una vena que la irrigan, se extrae del cuerpo y se trasplanta a la misma paciente a la zona mamaria a reconstruir. La piel, grasa y vasos se extraen sin dañar los músculos de la pared abdominal (evitando hernias, eventraciones, abultamientos y debilidades de la pared abdominal), y además, es menos doloroso que las técnicas tradicionales.

La ventaja de la reconstrucción mamaria con colgajo DIEAP es que permite una reconstrucción completa con tejido propio de la paciente; tejido cutáneo y graso que tendrán un comportamiento mucho más natural, físico y biológico, que el que se obtiene con la reconstrucción mediante implantes. Otro gran beneficio es la mejora del abdomen; tras la intervención conseguiremos una figura plana y un abdomen firme.

¿En qué casos se puede llevar a cabo una reconstrucción mamaria con injerto de grasa?

Esta técnica se basa en reponer el volumen mamario mediante el injerto de grasa de la propia paciente. Una grasa autóloga que se obtiene por liposucción y que es rica en factores de crecimiento que, por otro lado, ayudarán a mejorar la calidad de los tejidos.

Las pacientes candidatas a esta técnica de reconstrucción de pecho son aquellas a las que se les ha realizado una cirugía conservadora en la que no se elimina toda la mama. También se utiliza como método concomitante en pacientes que han recibido radioterapia. Pues la presencia de factores de crecimiento entres las células grasas, permite la regeneración de los tejidos dañados por la radiación.

La cirugía consiste en una liposucción en la que se extrae grasa suficiente para después hacer la reconstrucción del pecho. Dicha grasa es lavada, procesada y tratada para luego ser introducida en la zona a reconstruir mediante pequeñas cánulas. El volumen de grasa que puede ser inyectado no es ilimitado, depende de las características del tejido, la calidad de la grasa obtenida, las características de la paciente (las mujeres fumadoras, por ejemplo, toleran menos volumen). Por ello suele ser necesario realizar varias sesiones para conseguir el volumen deseado. Ello permite inyectar menos cantidad de grasa en cada sesión, consiguiendo maximizar la supervivencia de las células injertadas.

La duración de la cirugía de una reconstrucción de pecho es variable, depende de la cantidad de grasa que debe ser obtenida, del tiempo de procesado de la misma y de la necesidad de practicar algún otro procedimiento paralelo. Por término medio podemos establecer una duración de 2-3 horas. Se realiza bajo anestesia general generalmente. Pero en aquellos casos en los que solo es necesario para remodelar algún aspecto aislado de la mama, puede realizarse bajo anestesia local con sedación.

El tiempo de hospitalización también es variable siendo lo más habitual el ingreso de una noche en IM CLINIC.

Los injertos grasos, ya sea como técnica primaria de reconstrucción o como técnica coadyuvante, permiten obtener unos magníficos resultados; tanto por la restauración estética de la mama como por la recuperación de la calidad de los tejidos.

Tras la intervención, la paciente debe tener especial cuidado con los traumatismos o presiones sobre la zona injertada. Deberá llevar una faja, en la zona donde haya sido practicada la liposucción, que deberá mantener durante cuatro semanas. A las 72 horas de la intervención podrá realizar una vida normalizada, podrá reincorporarse a su actividad laboral en 7-10 días y reemprender la actividad deportiva transcurrido un mes de la intervención.

¿Cuando se puede reconstruir la areola?

Mientras que la reconstrucción del seno es posible quirúrgicamente, la reconstrucción de la areola puede realizarse quirúrgicamente o mediante la técnica de la dermopigmentación.

La técnica quirúrgica de reconstrucción de la areola consiste en recrear una areola de forma y tamaño igual a la areola contralateral. Se realiza un injerto cutáneo, de la zona inguinal o de labio menor genital, para recrear la textura y pigmentación de la areola; para el pezón se utilizan, habitualmente, colgajos locales. Se trata de una intervención ambulatoria que puede realizarse bajo anestesia local. Los resultados son definitivos, aunque con los años se produce una cierta despigmentación del injerto areolar.

La técnica de dermopigmentación consiste en insertar en la piel a nivel superficial unos pigmentos minerales mediante unas microagujas. La pericia y la experiencia de la terapeuta permiten crear estéticamente una areola que imita la original de la paciente. La dermopigmentación permite una recreación muy realista, aunque sin textura al tacto. Al tratarse de pigmentos localizados en planos muy superficiales, estos se van perdiendo de forma progresiva; es preciso repasar el procedimiento cada 3-5 años.

En ambos casos, los resultados son muy satisfactorios, permitiendo recrear prácticamente una areola real. Y es muy frecuente la combinación de ambos procedimientos para conseguir un resultado óptimo.

¿Cuándo es mejor someterse a la cirugía de reconstrucción mamaria?

Sería ideal poder planificar la cirugía para reconstruir el pecho de manera conjunta con la mastectomía, porque los tejidos son de mejor calidad que si ha pasado el tiempo y ya han cicatrizado. Sin embargo, los resultados cuando se hace en un tiempo quirúrgico posterior son también muy buenos.

¿Se puede realizar la reconstrucción aunque haya pasado mucho tiempo desde la mastectomía?

Sí, no hay mayor problema que el de someterse de nuevo a una intervención quirúrgica. Aunque siempre es más aconsejable hacerlo de forma coordinada en el mismo tiempo quirúrgico que la mastectomía, sobre todo por razones psicológicas de la paciente.

¿Puede interferir la cirugía de reconstrucción de pecho en el tratamiento del cáncer?

En estos casos, la cirugía no interfiere ni en la evolución ni en el tratamiento de la enfermedad. Siempre debe haber una comunicación entre los oncólogos y los cirujanos plásticos para que el tratamiento de la enfermedad sea global.

Antes y después: resultados de reconstrucción de pecho

IM Clinic