El tratamiento con toxina botulínica tipo A, más conocida popularmente como bótox, es el tratamiento de medicina estética más solicitado en todo el mundo. De hecho, con las estadísticas en la mano, el tratamiento con botox supone cerca del 60% de tratamientos faciales médico-estéticos de rejuvenecimiento facial que se llevan a cabo tanto en hombres como en mujeres. De hecho, el tratamiento de las arrugas dinámicas de la frente y del entrecejo es el favorito de los varones.

¿Para qué sirve el tratamiento con bótox?

La toxina botulítica tipo A purificada relaja, de forma temporal, la contracción de los músculos del rostro que provocan las arrugas dinámicas. Por ello, el bótox principalmente se usa para tratar arrugas dinámicas o de expresión (arrugas de la frente, entrecejo o las famosas patas de gallo). Es ideal como tratamiento de rejuvenecimiento facial, ya que otorga al rostro un aspecto relajado y rejuvenecido sin restarle expresividad.

La aplicación de bótox es mínimamente invasiva, ya que se realiza con unas microinyecciones que se introducen en el músculo a tratar. Se lleva a cabo, normalmente, en una sola sesión de 15-30minutos, es prácticamente indoloro y no requiere anestesia. El resultado será visible al cabo de una semana tras su aplicación, dura entre 4 y 6 meses y desaparece de forma paulatina. Tras este periodo se recomienda repetir el tratamiento para mantener sus efectos.

Todo lo que debes saber sobre del tratamiento con bótox

Aunque todos hemos oído hablar del botox, pocos conocen en profundidad sus indicaciones, sus efectos o su tratamiento. Y por ello se han ido divulgando ciertas afirmaciones sobre este tratamiento que no siempre son verdad. Por ello hoy te descubrimos mitos y verdades sobre el botox.

El bótox tiene un efecto lífting. FALSO.

La toxina botulínica trata las líneas de expresión y las arrugas, ya que esta toxina relaja los músculos faciales, pero no corrige la flacidez. Si deseas tratar la pérdida de volumen o la flaccidez facial, es recomendable recurrir a otros tratamientos como el ácido hialurónico, la radiofrecuencia o los hilos tensores, también puedes combinarlos con el tratamiento de bótox.

La toxina botulínica ayuda a prevenir arrugas. VERDADERO.

Con las infiltraciones de bótox no solo estaremos tratando los signos del envejecimiento facial, sino también prevenimos la aparición de futuras arrugas.

El botox es algo nuevo que solo se usa en estética. FALSO.

En medicina, el botox no solo se utiliza como tratamiento de rejuvenecimiento facial. Antes de ello, ya en los años 70, se usaba la toxina botulínica en el tratamiento de algunas patologías de origen neurológico que provocan espasmos o contracciones involuntarias de determinados músculos (distonías). Y actualmente, también se usa para mejorar ciertos dolores consecuencia de contracciones musculares crónicas (como las lumbalgias), para combatir las migrañas, la incontinencia urinaria, la hiperhidrosis (exceso de sudoración) o la sialorrea (exceso de salivación).

El bótox borra todo tipo de arrugas por completo. FALSO.

El bótox no es una sustancia milagrosa, lo que consigue es relajar los músculos y de esta forma las arrugas dinámicas o de expresión más finas tienden a borrarse y las más profundas se atenuan considerablemente. No trata los pliegues en la piel como el rictus (arrugas verticales en labio superior) o las arrugas peribucales (o líneas de marioneta).

El bótox se usa para tratar el exceso de sudoración. VERDADERO.

Aunque la zona más común donde se aplica la toxina botulínica es el tercio facial superior, también se usa para tratar el exceso de sudoración en manos, axilas o pies.

Se puede aplicar bótox en todo el rostro y escote para un tratamiento de rejuvenecimiento facial. FALSO.

Las infiltraciones con toxina botulínica para un tratamiento de rejuvenecimiento facial están indicadas para tratar las arrugas de expresión y las formadas por los movimientos articulares del área periorbital y la frente.  Si el bótox se aplica en otras partes del cuerpo será para tratamientos médicos específicos (bruxismo, sudoración, migrañas, etc.).

Su aplicación es dolorosa. FALSO.

En manos de profesionales como los de IM CLINIC que conocen perfectamente la técnica, las infiltraciones con bótox son indoloras, ya que se realizan con microagujas.

Puede inyectarse en cualquier tipo de piel. VERDADERO.

Es apto para todo tipo de pieles (grasas, mixtas, secas, sensibles,etc.) y se aplica tanto en mujeres como en hombres.  El tratamiento con toxina botulínica no solo elimina las arrugas cutáneas, sino que también modifica la secreción de las glándulas sudoríparas y sebáceas, provocando una mejora del aspecto de la piel.


El botox sirve para dar volúmen a los labios y rellenar arrugas. FALSO.

Muchas personas confunden ácido hialurónico, que se usa en el relleno de arrugas o en el aumento de labios, con el bótox. La toxina botulínica nunca se usa para “rellenar” o dar volumen, su función en medicina estética es la de relajar la musculatura facial.

La toxina botulínica paraliza la expresión. FALSO.

Las infiltraciones de bótox consiguen justamente lo contrario, relajar los músculos del rostro. El resultado es un aspecto rejuvenecido y relajado sin perder la expresividad y naturalidad.

Los efectos desaparecen a los 6 meses. VERDADERO.

Pasados 3 días desde su aplicación se empiezan a ver los efectos del tratamiento de bótox, que irán incrementando hasta alcanzar el punto máximo a las 2 semanas. Los efectos permanecerán en el rostro durante unos 6 meses, a partir de entonces los músculos irán recuperando su movilidad anterior.


Al debilitar el músculo la piel pierde sensibilidad. FALSO.

No debilita el músculo, sino que lo relaja. No afecta a la piel y por lo tanto no se pierde sensibilidad, ni causa ningún problema.

Cuando desaparecen los efectos las arrugas se ven más acentuadas que antes del tratamiento. FALSO.

Las arrugas de expresión serán las mismas que antes del tratamiento o, si hemos realizado varias sesiones de bótox, puede ser que se vean más atenuadas. El efecto del bótox desaparece de manera paulatina y no de golpe.

Las mujeres embarazadas no pueden tratarse con bótox. VERDADERO.

Al ser una sustancia que elimina el propio cuerpo, por prevención, una mujer embarazada o en período de lactancia no debería someterse a un tratamiento con bótox.

¿Deseas saber más sobre el bótox? Pide una cita y te aclararemos todas tus dudas.

Manchas en la piel: cómo prevenirlas y eliminarlas

23/05/22

La piel es el órgano más grande que tenemos en nuestro cuerpo y, entre sus principales funciones, está la de protegernos de factores externos como: […]

Plan de ataque a la grasa abdominal

19/05/22

El abdomen es una de las zona donde se acumula más grasa tanto en mujeres como hombres. Pero sobre todo, en las mujeres mayores de […]

10 consejos prácticos para conseguir un vientre plano

12/05/22

Llega el verano, el buen tiempo y la ropa ligera. Y muchos empezamos a plantearnos como vamos a lucir ombligo. Pues uno de los lugares […]

El mejor tratamiento facial para novias (y novios)

05/05/22

Llega el buen tiempo y con ello la época proclive para celebrar bodas. Al ajetreo de organizarla, los invitados, el vestido, el menú… Se suma […]

IM Clinic